¿Cómo afecta la vuelta al cole a la salud dental de los niños?

¿Cómo afecta la vuelta al cole a la salud dental de los niños?

El estrés de la vuelta al cole puede provocar problemas de salud bucodental en los niños, como bruxismo, gingivitis, sequedad bucal, caries y mal aliento

Si hay una época en el año que modifica de golpe las rutinas de los más pequeños de la casa esta es, sin duda, la vuelta al cole. Septiembre comienza con un golpe directo a la mandíbula de los escolares que, tras casi tres meses de descanso y libertad, regresan al mundo de las obligaciones diarias.

El Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante (COEA) asegura que la higiene bucodental es algo vital para mantener la salud de la dentadura de niños y mayores. Esto les ayudará a prevenir cualquier tipo de enfermedad en la boca. Pero, al igual que en los adultos, en los pequeños hay otros factores que pueden afectar a la salud de sus dientes. Uno de los que puede perjudicarles en mayor medida es el estrés, una patología asociada habitualmente a los mayores pero que cada vez afecta más a los niños y a los adolescentes, máxime en momentos de cambios, como los que se producen con la vuelta a las aulas.

“Durante el verano debemos mantener las mismas costumbres de higiene bucodental en los niños. Los dientes no tienen vacaciones“, exponen desde el Colegio de Dentistas de Alicante, desde donde apuntan: “La limpieza de los dientes debe potenciarse durante los días previos a la vuelta al cole y también durante las primeras semanas. La higiene bucodental es fundamental para prevenir enfermedades en la boca. Y, ante todo, es aconsejable visitar a nuestro dentista de confianza en estas fechas para prevenir cualquier patología que se pueda asociar al estrés”.

Patologías asociadas al estrés

La peor consecuencia de las diversas manifestaciones del estrés en la salud bucodental se dan con el tiempo. Este estado de nerviosismo que lleva a apretar y rechinar los dientes (bruxismo) puede llegar a desgastar un 30% su tamaño original y producir severas afectaciones a los nervios.

Pero también existen otras patologías más inmediatas como la gingivitis. Cuando el pequeño está padeciendo estrés, su capacidad para concentrarse es menor y, por tanto, se reduce la eficiencia del cepillado. El estrés distrae de una adecuada higiene y ello conlleva una mayor acumulación de residuos en las encías y su inflamación.

La hormona del estrés, el cortisol, puede generar inflamación, lo que propicia un mayor riesgo de padecer enfermedad periodontal. Además, cuando se rechinan y aprietan los dientes de forma inconsciente al dormir, o incluso despiertos, se provoca dolor en los músculos de la masticación, además del ya citado desgaste prematuro de los dientes.

En casos de estrés intenso y duradero, los dentistas advierten de que se puede producir una disfunción de la articulación temporomandíbular. Al abrir se traba la mandíbula debido a la constante presión que se genera al apretar los músculos por estrés, lo que causa dolor en la misma o en la sien.

También se puede favorecer la aparición de aftas. Las heridas blanquecinas que se forman en encías y mucosa, que pueden variar en tamaño y cantidad en la boca, son causadas por virus, bacterias y/o deficiencias del sistema inmunológico debilitado por el estrés.

El estrés también puede provocar sequedad bucal, caries y mal aliento. El nerviosismo reduce los niveles de producción de saliva y aumenta por tanto las posibilidades de sufrir el síndrome de la boca seca. Y éste puede provocar un efecto dominó: irritación de los tejidos blandos de la boca, haciéndolos más susceptibles a infecciones.

La saliva también es fundamental para prevenir la caries dental. Así lo reflejan investigaciones hechas públicas recientemente por el COEA. Y, a menos salivación, peor aliento. Además, en las encías, la sequedad de la boca aumenta la placa bacteriana y la incidencia y gravedad de la enfermedad periodontal.

 

Vida sana

Descanso adecuado, alimentación sana, actividad física moderada, disponer de momentos de ocio. Estos son los consejos más habituales ofrecidos por los expertos para combatir el estrés. Y llevar especial cuidado durante estas fechas previas a la vuelta al cole es esencial. Como lo es “cuidar al máximo la higiene bucodental y acudir inmediatamente a nuestro dentista ante cualquier duda”.

 

FUENTE: http://bit.ly/2x4f0px