La medicina oral ayuda a una detección precoz del cáncer de boca

La medicina oral ayuda a una detección precoz del cáncer de boca

En España se diagnostican alrededor de 7.000 casos de cáncer oral al año, causando más muertes incluso que los accidentes de tráfico. Este tipo de cáncer se encuentra entre los 10 más comunes, aunque muchas personas desconocen sus síntomas. La detección precoz puede ayudar a mejorar la posibilidad de supervivencia del paciente hasta en un 80%.

Aún así, el 85% de los casos de cáncer oral se detectan demasiado tarde, dificultando su tratamiento. Esto se debe a que los síntomas pueden pasar desapercibidos durante las fases iniciales, de ahí la importancia de autoexplorarse la boca y acudir al dentista para hacerse revisiones periódicas. Los síntomas suelen ser lesiones y/o úlceras que no curan en varias semanas o manchas rojas y blancas que no desaparecen.

Prevención

Un elemento clave en estos casos es la prevención; sobre todo teniendo en cuenta que el 90% de las causas del cáncer oral se deben al consumo de tabaco y alcohol.

Factores de protección

Hay una serie de factores que pueden ayudar a prevenir el cáncer de boca. Estos son:

  • Reducir el consumo de alcohol y tabaco
  • Consumir frutas y verduras
  • Mantener una buena higiene dental
  • Curar las lesiones que puedan aparecer antes del cáncer y tratar los crecimientos precancerosos

Factores de riesgo

Por otro lado, existen factores que pueden favorecer la aparición de este tipo de cáncer:

  • Consumo de tabaco
  • Consumo excesivo de alcohol (sobre todo de alta graduación)
  • Infección por ciertos tipos de virus del papiloma humano
  • Nutrición deficiente
  • Larga exposición al sol

Diagnóstico precoz

Es importante tener en mente los factores que nos pueden afectar y hacerse revisiones regularmente. En estos casos, un diagnóstico a tiempo puede mejorar notablemente la posibilidad de recuperación. Las revisiones y autoexploraciones se deben realizar, por lo menos, una vez al año después de los 18 y dos veces después de los 40.

El dentista es el profesional más adecuado para diagnosticar las lesiones premalignas y malignas de boca, permitiendo comenzar el tratamiento, en caso de que sea necesario, en una fase temprana.