¿Sabías que el estrés puede afectar a los implantes dentales?

¿Sabías que el estrés puede afectar a los implantes dentales?

Ya se sabía que el estrés, además de afectarnos psicológicamente, también nos afecta físicamente. En un mundo tan rápido y dinámico, los casos de personas afectadas por este trastorno han ido en aumento. De hecho, hay quienes lo padecen sin haberse dado cuenta.

El estrés desencadena una serie de acciones en nuestro cuerpo que pueden afectar a nuestra salud, incluso a la bucal. Uno de los elementos que se ven más afectados por el estrés son los implantes dentales. Estos, aunque biocompatibles, son elementos “no naturales” en nuestro organismo, por ello hay que tener especial cuidado en este tipo de circunstancias.

En estos casos, es importante conocer los síntomas y qué problemas estamos padeciendo debido al estrés. Con esta información, podemos trabajar con nuestro dentista para buscar una solución que mejor se adapte a nosotros y a nuestras circunstancias.

 

Cómo afecta el estrés a los implantes dentales

Estos son algunos de los casos que se pueden dar al sufrir estrés y que pueden afectar a los implantes dentales:

  • Bruxismo o apretar los dientes. Uno de los casos más comunes es el de rechinar los dientes, sobre todo mientras se duerme. Al apretar los dientes sin ningún objeto funcional, la fuerza de la mordida también recae en los implantes, pudiendo afectar a la unión del hueso con el implante (conocido como osteointegración).

Una forma de solucionar este problema son las férulas de descarga, que ayudan a liberar la tensión acumulada sin afectar a los implantes dentales.

  • Aumento de las bacterias. Otro efecto del estrés es la sequedad bucal y un descenso en la producción de saliva. Esto conlleva a un aumento del nivel bacteriano en la boca, afectando tanto a los dientes como a los implantes. En este caso, las visitas regulares al dentista y las limpiezas bucales son de vital importancia.
  • Falta de vitaminas y nutrientes. Como cualquier enfermedad, el estrés afecta al cuerpo y, muchas veces, no funciona como debería. Las vitaminas y los nutrientes no se absorben de la manera adecuada, algo que puede incidir en la salud dental y de los implantes.
  • Higiene dental. Las personas afectadas por el estrés suelen descuidar su higiene bucal, provocando unas condiciones bucales inadecuadas para los implantes dentales.
  • Mala alimentación. De la misma forma, el estrés lleva a un consumo de alimentos de peor calidad. Como dice el dicho, “somos lo que comemos”, y una alimentación saludable nos ayuda a mantenernos sanos.
  • Calidad de las prótesis. Si el caso es crónico, la mejor opción es acudir a un especialista de implantes para que analice la situación y nos ofrezca la mejor alternativa. Así, nos aseguraremos de que nuestro tratamiento es personalizado y adecuado a nuestras circunstancias personales.

Consejos para disminuir los niveles de estrés

A continuación, dejamos unos cuantos consejos que pueden ayudar a aliviar el estrés:

  • Descansa adecuadamente. Dormir las horas necesarias contribuye a bajar los niveles de cortisol, hormona que ayuda a controlar el estrés. Además, estaremos más activos y despiertos durante el día.
  • Consume productos que te ayuden a reducir el estrés. Algunos productos como el té negro, el pan o la avena ayudan a aliviar el estrés y mejorar el humor gracias a los iones negativos.
  • Disfruta del aire libre. Salir a dar un paseo nos puede ayudar a despejar la mente y a disfrutar de la naturaleza.
  • Acude a un especialista. Muchos casos requieren ayuda de un psicólogo, quien nos puede aconsejar y ofrecer técnicas para disminuir el nivel de estrés.

Además, no te olvides de hablar con tu dentista de los problemas causados por el estrés para que te pueda dar un tratamiento adecuado y profesional.